Tuve una época -como todas- muy de novela histórica, con sus Filipos de Macedonia, sus Ivanhoes, sus Shogunes y sus damas de Éboli. Después vinieron muchos años de secano con algún intento de atacar alguna para salir corriendo por ausencia escandalosa de verosimilitud, que es precisamente el punto fuerte de O’Farrell, quien con dos vacíos […]