Ken Follet, señor del best-seller, depuró una fórmula que le funcionaba y ahora se dedica a exprimirla. Varias líneas argumentales que se entrelazaban armónicamente y a buen ritmo, héroes cotidianos contra villanos, -malos, malísimos,- poderosos, tensión sexual no resuleta bien dosificada y justicia poética de manual. Muy atrás quedan La isla de las tormentas, La […]