Lo más bestia de este libro está en la nota final, aunque el recorrido lector hasta ella merece la pena a pesar del estilo que yo denomino “barriosesámico”. Esto es algo así: “Me duele la cabeza. Punto, seguido. Me toco la frente. Punto, seguido. Hace frío.”. Novela corta en tres partes que corresponden a las […]