5

Entre otras muchísimas cosas, nos hicieron creer que no había referentes literarios femeninos, o que los que había eran pocos y menores. Ni rastro de ellos en tantos planes de lectura. Y resulta que no, que existió Doña Emilia y se dedicó a escribir relatos -no uno ni dos, TREINTA Y CINCO- en los que […]