Reconozco que me he tenido que poner el buzo, casco de minera, agarrar el pico y la barrena, porque la lectura de este libro para una “jugona” como servidora ha resultado francamente exigente. Lo primero que salta a la vista es el imponente dominio del monólogo interior (ya he dicho otras veces que no es […]