Mi única neurona patinó y me fui a casa con el ejemplar convencida de que la presunta crónica estaba escrita por “mi” Stevenson. La librera, en un gesto elegante como no se recuerda otro en la ciudad, no me sacó del error, pero al abrir el prólogo de Burgess quería gritar. Dios, más de veinte […]