Ay, los problemas de identidad. Los carga el diablo. Un día te pones un vestido para comprar el pan porque eres un desertor del ejército y estás escondido para que no te hagan un consejo de guerra y para cuando te das cuenta te tiras todo (hombre, mujer, animal de compañía, es un decir) lo […]