3

Tengo el estómago revuelto, no digo más. No alcanza a Antelme porque este me lo he terminado, pero ser uno de los 57 supervivientes de Treblinka, donde le dieron sopas con onda a Auschwitz y a cualquier otra fábrica de la muerte alemana y escribir este testimonio es como para grabarte su nombre en las […]