Tienen ese momento raro los japoneses cuando se ponen dramáticos, hikikomoris y están hartos del mundo y callan y bajan los ojos y de repente se ponen a llorar -ellos también- y miran al cielo impotentes. Como en la primera parte del libro hay unos polvos explícitos (lo de follar disfrazados de personajes de anime […]