El argumento de entrada ya llama la atención: Un médico en el programa de protección de testigos resulta ser un ex-matón de la mafia newyorkina a quien reconoce un paciente de la cosa nostra. La novela es salvaje y descarada, registro muy (muy) coloquial, pero sobre todo original. Hay pasajes sanguinarios que obligan a arrugar […]