Blancanieves, de Jacob y Wilhelm Grimm

En el manual contra sandeces literarias que estoy a un telediario de publicar se explica claramente que en caso de duda, hay que buscar y leer el texto original; la opinión se expresará tras lectura del mismo y siempre teniendo en cuenta el contexto histórico de la obra, género, autoría, etc, etc… Los hermanos Grimm no eran precisamente famosos por su delicadeza, eufemismos y por ser políticamente correctos. Aquí hay sangre, madrastras que se comen hígado y corazón de niñas. Y la muerte ronda por todo el cuento sin ningún tipo de pudor. No hay besos de príncipes que resucitan a nadie. El final es de tortura nivel Abu Ghraib. Esto es un cuento moralizante infantil con el tema de los celos como eje. Y ya vale de chorradas. Que en los colegios se combata la imagen patriarcal y edulcorada de las mujeres que durante años ha proyectado Disney me parece cojonudo. Que se censuren o prohíban libros, incluyendo este, no.

Foto cabecera: ilustración de Iban Barrenetxea para esta edición de capricho de Nórdica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.