Bartleby el escribiente, de Herman Melville

Damas y caballeros, dirige la orquesta Herman Melville, prologa Borges, traduce Kodama y al piano Bartleby, para dejar al respetable cual felpudo. Lecturas y temas pueden sacarse más que del Libro del Apocalipsis en un congreso intercatecumenal: resistencia pasiva, soledad, inutilidad, ¿nihilismo?, el poder del libre arbitrio… a mí me ha sabido, por encima de todo, a derrota. Eso sí, una puñetera obra maestra.

Recomendación: a quien quiera relato pata negra cinco tenedores.

NOTA DE PRÉSTAMO: Cayó en la Feria del libro antiguo por los tres euracos mejor amortizados del año. 

6 Comments

Leave a Comment

  1. Gracias Pedro, a veces me paso de frenada sintética, pero es que no doy pa'más. Yo también lo tenía pendiente desde hacía mucho y ha caído en media tarde. ¡Gracias por pasarte!

  2. Vaya!!! Zaz por una «esquina» y Bartleby por la otra. Pleno.

    Yo llegué a él por casualidad y sin tener demasiada idea de lo que podía ofrecerme. Había leído Moby Dick de niño y quizá esperaba algo parecido cambiando las entrañas de un barco y la ballena por las de unas oficinas pero quedé profundamente impactado. Con lo peque que es y cuánta profundidad entre sus hojas.

    Queda claro ya que es uno de mis favoritos? Me has dado ganas de volver a él de nuevo.

  3. Oye, si tememos pleno en la quiniela, comparte 🙂 Yo con la ballena no me atrevo, vaga que es una. Me alegra haber provocado ganas de (re)leer. Gracias por pasarte por aquí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.